Morgan y Gallardo coinciden en que Internet ha contribuido a la masiva difusión de sus respectivos trabajos como dibujantes

14 feb 2014

 

Según el viñetista canario J. Morgan y el catalán Miguel Gallardo, que en la tarde de ayer jueves inauguraron en la Casa Museo Pérez Galdós los encuentros literarios ‘En este inmenso Atlántico que nos une', su trabajo "refleja en muchos casos la actualidad empleando el recurso de la ironía, con la finalidad de provocar la reflexión y la opinión en los lectores". 
 
Los dos creadores departieron durante más de hora y media con una audiencia que llenó el salón de actos del mencionado museo, y siguió con atención las intervenciones de ambos autores, que explicaron inicialmente sus respectivas trayectorias e intereses profesionales, para luego someterse a un diálogo con el público asistente. 
 
En el caso del dibujante J. Morgan, que desde 1983 hasta ahora viene publicando sus trabajos de humor gráfico en el periódico local Canarias 7 y otros de ámbito nacional,  "la viñeta de prensa se convertiría en una crónica jocosa del acontecer, pero al mismo tiempo en una provocación y estímulo hacia la reflexión". 
 
Para Gallardo, que ilustra con sus dibujos artículos de opinión y suplementos especiales en periódicos y revistas como La Vanguardia, El Mundo, Fotogramas o la prestigiosa New Yorker, pueden considerarse creadores más libres al poder expresar y contemplar en sus colaboraciones "detalles que a otros les cuesta más escribir y expresar con palabras". Gallardo, uno de los creadores más importantes de la reciente historia del cómic español, confiesa que "siempre me he sentido más escritor que dibujante".
 
Ambos creadores estiman que los nuevos soportes informativos en Internet están ganando la batalla a las ediciones tradicionales de papel. "La red fascina a la gente", avanza Miguel Gallardo, "aunque la imagen, siempre que sea una buena imagen, seguirá teniendo una capacidad hipnótica sobre el lector. Existe una crisis mundial muy importante en el sector de la prensa escrita y la edición digital y el formato on-line está marcando desde hace una década el cambio de tendencia que imperará en pocos años. Cuando se produce una crisis en el mundo de la prensa a los primero que cortan la cabeza son a los dibujantes", sentencia el catalán, que explica también que "las diferencias económicas con respecto a la remuneración de los trabajos en Estados Unidos con respecto a España en el ámbito de las artes gráficas son brutales. También las tiradas son muy distintas".
 
Tanto Morgan como Gallardo están de acuerdo en aseverar que Internet ha modificado los hábitos de consumo del público, pero también de producción de muchos creadores. "Ahora puedes directamente en un blog alojar tus trabajos sin necesidad de autocostearte una edición en papel. Cuando realizo trabajos que se que no serán publicados los cuelgo en un algún blog y la gente puede verlos inmediatamente". 
 
Lo mismo opina el canario Morgan: "A mi me felicita por mis viñetas con cierta frecuencia un canario que vive en Alaska". "Internet y las redes sociales han facilitado no sólo la difusión de tu trabajo con carácter masivo, sino su consumo democrático desde cualquier parte del mundo. Las ediciones digitales están prosperando porque muchos periodistas están saliendo de los diarios tradicionales y están como alternativa implantando blogs personales digitales y creando otros formatos. En ese ámbito también nuestro trabajo encuentra gran nivel de difusión", concluye.
 
El próximo encuentro literario previsto dentro del programa denominado ‘En este inmenso Atlántico que nos une', que la Casa Museo Pérez Galdós del Cabildo grancanario organizará entre febrero y mayo de 2014, en el marco del programa de actos que se celebra este presente año con motivo de los cincuenta años de su apertura, reunirá, el día 20 de febrero, a las 20.00 horas, al escritor leonés Andrés Trapiello y al grancanario Santiago Gil.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
J. Morgan y Miguel Gallardo
Foto
Miguel Gallardo y J. Morgan
Foto
Miguel Gallardo, Carlos Álvarez y J. Morgan