EL CABILDO DE GRAN CANARIA ENTREGA A TELDE UN BUSTO DE BENITO PÉREZ GALDÓS

23 may 2012
La calle más larga de Telde, la Avenida del Cabildo, luce desde este miércoles, en las inmediaciones del Parque de Arnao, un busto en recuerdo al escritor grancanario Benito Pérez Galdós.

La escultura ha sido cedida por el Cabildo de Gran Canaria, tras la petición hecha hace unos meses por el director de la Casa-Museo León y Castillo y cronista oficial de Telde, Antonio González, al consejero insular de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural, Larry Álvarez, durante uno de los recorridos histórico-artísticos que, desde hace años, organiza por el barrio de San Francisco. En aquella ocasión, González recordó al consejero el viejo compromiso, nunca satisfecho por el Ayuntamiento teldense, de erigir en la localidad un busto en honor a Galdós.

“Corría el año 1911, cuando el Pleno de esta Corporación acordó dedicar una calle, nombrar Hijo Adoptivo y colocar una escultura en honor a Don Benito, una deuda histórica que hasta la fecha no se había saldado del todo, ya que faltaba instalar la pieza que hoy entrega el Cabildo”, ha recordado el presidente grancanario, José Miguel Bravo de Laguna.

La escultura, descubierta por Bravo de Laguna y la alcaldesa, María del Carmen Castellano, en presencia de Larry Álvarez y otras autoridades insulares y locales, es una réplica en bronce (de un color similar al de la terracota) del busto realizado por el que fuera escultor oficial de Alicante y alumno aventajado del Mariano Benlliure, Vicente Bañuls, y que se halla en la Casa-Museo Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria. Como la escultura original, en barro cocido, la réplica tiene unos 55 centímetros alto y 65 de ancho.

La de Galdós no es la primera escultura cedida por el Cabildo al municipio de Telde: en 1968, le entregó el busto de Fernando León y Castillo de la Alameda de San Juan;  a finales de los años 70, el que, junto a Basílica de San Juan, rinde homenaje al fundador del Museo Canario, el Doctor Chil y Naranjo, y, a principios de este siglo, le cedió el de Juan y León y Castillo, instalado en las inmediaciones de la calle Ciega.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter