EL CUBANO ANTONIO ORLANDO PRESENTA EN LA CASA-MUSEO PÉREZ GALDÓS “CHIQUITA”, TÍTULO CON EL QUE OBTUVO EL ÚLTIMO PREMIO ALFAGUARA DE NOVELA

25 abr 2008

Este próximo miércoles, día 30 de abril, a las 20.00 horas, se presenta en la Casa-Museo Pérez Galdós del Cabildo grancanario, el último Premio Alfaguara de Novela 2008, “Chiquita”, una novela del autor cubano Antonio Orlando Rodríguez, que reconstruye la época y la vida de un personaje extraordinario, la liliputiense cubana Espiridiona Cenda, bailarina y cantante de los teatros de variedades de principios del siglo XX, llamada en su vida artística la muñeca viviente, porque medía sólo 66 centímetros de estatura. La novela reconstruye un mundo sometido a vertiginosos cambios, el de finales del siglo XIX y principios del XX, cuando Cuba se independizó de España y Estados Unidos y dio sus primeros pasos como potencia emergente.

La novela, concebida como una autobiografía dictada en la vejez a un periodista que trata de cotejar verdad y exageración de cada peripecia, avanza desde la infancia de Chiquita en la Cuba del esclavismo y la colonia a su salto, en la primera juventud, a los escenarios más importantes de Estados Unidos y Europa, con el trasfondo a la distancia de la guerra de los mambises por la independencia y las intrigas diplomáticas que envuelven a la protagonista. Por detrás del afán de Chiquita en retratarse como una gran estrella siempre brillante, se deslizan de a poco las sombras de la decadencia, los desengaños amorosos, la lenta relegación a las ferias de freaks, y el drama íntimo de una artista que no quiere resignarse a ser exhibida como un mero fenómeno de circo. Una novela de Orlando reconstruye la época de máximo esplendor de los teatros de variedades, y logra traer otra vez a la vida, en todo su genio, su crueldad y su encanto, a un personaje inolvidable.

Esta biografía imaginaria de un personaje real de Antonio Orlando recrea con libertad y una fabulación ilimitada las aventuras y desventuras de Chiquita, una mujer seductora e independiente que llegó a convertirse en una de las celebridades mejor pagadas de los teatros de vaudeville y las ferias de su tiempo. Elegante, humorística y llena de peripecias, la novela es un ambicioso fresco de una época pródiga en transformaciones sociales y milagros tecnológicos, en que las potencias se disputaban territorios, las cofradías secretas no habían perdido la esperanza de convertir el mundo en una gran Arcadia y las “curiosidades humanas” ejercían una extraña atracción sobre las multitudes. Protagonista de amores tempestuosos, dueña de un talismán mágico y testigo de intrigas diplomáticas, la liliputiense Chiquita vuelve a la vida en estas páginas, con todo su genio, su crueldad y su encanto, convertida en un personaje literario inolvidable.

Según el escritor cubano, “Chiquita existió y en este libro se cuenta su vida. Supe de ella por primera vez en La Habana, en 1990. Una vida tan fuera de lo común y asombrosa como ella misma. Nació cuando comenzaba una guerra y murió al finalizar otra. Y durante ese tiempo, protagonizó su propia guerra contra un mundo que parecía empeñado en clasificarla como un “error de la naturaleza”. Según Orlando, en su novela “algunos personajes y sucesos son tan singulares o extravagantes que rozan lo absurdo. Otros caen en el terreno de lo sobrenatural. Hasta donde me fue posible, traté de verificar cada dato y de separar la paja del grano. Debo añadir que, para mi sorpresa, algunas de las cosas que me parecían inverosímiles resultaron ser ciertas”.

Antonio Orlando, escritor, editor y periodista nacido en 1956 en Cuba, reside actualmente en Estados Unidos, y es también autor de los títulos “Aprendices de brujo”, “Strip-tease” y “Querido Drácula”. Su bibliografía incluye también investigaciones literarias como Literatura infantil de América Latina (1993), Panorama histórico de la literatura infantil en América Latina y el Caribe (1994), Puertas a la lectura (1993) y Escuela y poesía (1997). A lo largo de su carrera ha publicado numerosas obras para niños y jóvenes, entre las que se encuentran El rock de la momia, Mi bicicleta es un hada y otros secretos por el estilo, La isla viajera, ¡Qué extraños son los terrícolas! y La maravillosa cámara de Lai-Lai.

El escritor lamentó cuando recogió el premio Alfaguara de Novela el desinterés de las autoridades culturales cubanas por el triunfo de “Chiquita”, que fue elegida de entre 511 manuscritos inéditos llegados a la citada editorial. "Siento que este galardón no es sólo para Antonio Orlando, sino también para la literatura cubana, y es que la Literatura está por encima de gobiernos y de ideologías", dijo en la ceremonia de entrega del galardón.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto