EL MINISTRO DE CULTURA Y EL PRESIDENTE DEL CABILDO PRESENTAN EL MARTES EN LA CASA-MUSEO PÉREZ GALDÓS, EL PRIMERO DE LOS TOMOS DEDICADOS AL TEATRO DEL INSIGNE NOVELISTA CANARIO

31 mar 2009

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, y el presidente del Cabildo grancanario, José Miguel Pérez, presentarán este próximo martes, día 31, a las 12.15 horas, en la sede de la Casa-Museo Pérez Galdós, el primero de los cuatro tomos correspondientes a la producción teatral del novelista Benito Pérez Galdós, editados por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural que preside Luz Caballero, dentro de la colección que desde el año 2005 viene recogiendo la obra completa del insigne escritor canario bajo el título Arte, Naturaleza y Verdad. En el citado acto de presentación también estará presente la catedrática de Filología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y reconocida galdosista, Yolanda Arencibia, coordinadora de la mencionada iniciativa institucional editorial.

Tras la presentación del tomo que reúne en esta primera entrega las obras Realidad, La loca de la casa, Gerona, La de San Quintín, Los condenados y Voluntad, será inaugurada una muestra documental en la Casa-Museo que vela por la difusión de la ingente obra de Galdós, que incluye una selección de materiales (manuscritos originales, copias para actores, correspondencia, etcétera) pertenecientes a los ricos fondos del citado centro museístico ubicado en la casa natal del autor, y vinculados a algunos de los títulos recogidos en el primer tomo dedicado al teatro de la colección editada por el Cabildo grancanario.

El titular de Cultura, que se desplaza a Las Palmas de Gran Canaria para asistir a la gala de entrega de los Premios Max que tendrá lugar en el Teatro Cuyás de la ciudad el lunes, día 30 de marzo, no sólo ha querido aprovechar la ocasión para estar presente en este nuevo lanzamiento editorial de la citada colección, de la que hasta el momento se han publicado 15 tomos de la obra narrativa de Pérez Galdós, sino para conocer las nuevas dependencias de la Casa-Museo del novelista realista, un centro que sufrió una profunda reforma de ampliación hace pocos años y que constituye un referente destacado en la conservación del legado documental y personal de primer orden cuya consulta por los investigadores galdosianos ha sido obligada y constante en las últimas décadas.

Galdós llevó a la escena veintiuna obras de teatro, entre 1892 y 1918. Cinco de ellas fueron versiones para la escena de otros tantos títulos novelescos propios; el resto, títulos concebidos directamente para la escena. Además de ello se conocen cuatro obras teatrales más: tres juveniles de cuya representación no se tiene noticia cierta y una tercera, póstuma, que, habiendo quedado incompleta, los hermanos Álvarez Quintero refundieron bajo el título de Antón Caballero. Los cuatro tomos dedicados al género teatral incluida en la colección Arte, Naturaleza y Verdad, recogen las obras de teatro de Pérez Galdós en el orden cronológico de su puesta en escena y se completará con los textos de la obra no representada. Recogerá igualmente la versión de Marianela de los hermanos Quintero y la póstuma de Antón Caballero.

Según señala Yolanda Arencibia, responsable de este proyecto editorial del Cabildo grancanario, “Galdós se interesó por el teatro a lo largo de toda su vida, y que manifestó siempre vocación dramática. Escribió teatro antes que novela, nunca olvidó la cuestión teatral en sus artículos críticos, y es rico su taller de novelista en recursos de índole teatral, muy variados”.

Para la catedrática, “Galdós fue un hombre de gran cultura; un lector ávido de los clásicos y de la literatura europea de su época; un amante de las artes… Y fue, sobre todo, un hombre de su tiempo, cuyas vicisitudes conoció profundamente y en cuya problemática se involucró sin tapujos. Sin abandonar la fidelidad al arte de la literatura, siempre se sintió como un testigo; pero también como un intelectual y como un ideólogo que cree en el poder pedagógico-social de la palabra literaria. Y el teatro era vía idónea para transmitir las opiniones y apelar a las conciencias”.

Con la exitosa versión teatral de su novela, Realidad, Galdós sube por primera vez a los escenarios cuando se iniciaba la década última del siglo XIX. Dicho éxito animará al novelista entonces a repetir al año siguiente (1893) con La loca de la casa. Hasta el final de la década, va a estrenar Galdós un total de ocho dramas en el Teatro de la Comedia o en el Español, las dos salas más prestigiosas de Madrid. Tras las obras citadas (Realidad o el sentido del honor y La loca de la casa o el conflicto de las ideologías), estrena Gerona o las dificultades de las posiciones éticas (1893), La de San Quintín o el conflicto entre personalidades (1894), Los condenados o la difícil relatividad de la verdad y Voluntad o el poder de la energía personal (ambos títulos de 1895), Doña Perfecta o la intransigencia y el fanatismo y La fiera o la intolerancia (ambos de 1896). Se ha consolidado la entrada de Galdós en el teatro: una entrada que casi es una vuelta. Y una vuelta sin retorno, porque, aunque no ha desaparecido el novelista, tampoco callará el dramaturgo.

En efecto, en el género narrativo ha publicado Pérez Galdós en los años noventa diez títulos, además de las ocho obras de teatro citadas; y, en adelante, publicará veintiséis Episodios Nacionales además de tres novelas muy cercanas estructuralmente al teatro (Casandra, El caballero encantado y La razón de la sinrazón). Paralelamente, llevará a los escenarios trece nuevas obras: la más inmediata, la apoteósica Electra que iniciará los dramas del nuevo siglo (1901). Seguirán, Alma y vida en 1902 y Mariucha en 1903; estrenará la versión teatral de El abuelo en 1904, Bárbara y Amor y ciencia en 1905, Pedro Minio en 1908, la versión teatral de Casandra en 1910, Celia en los infiernos en 1913, Alceste en 1914, Sor Simona en 1915, El tacaño Salomón en 1916 y, por fin, Santa Juana de Castilla en 1918.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto