ENTREVISTA CON YOLANDA ARENCIBIA CATEDRÁTICA DE FILOLOGÍA DE LA ULPGC

16 jun 2009

¿Hemos sabido los grancanarios explotar inteligentemente la figura de Benito Pérez Galdós como icono cultural? La catedrática y significada galdosiana Yolanda Arencibia cree que “no lo suficientemente, como han sabido hacerlo otras comunidades como Galicia con Rosalía de Castro, o Alcalá de Henares con Cervantes”.

Galdós y la gran novela del siglo XIX es el título escogido para la nueva edición de este Congreso que concluye el día 19. ¿Puede justificar el mismo y explicar cómo se contextualiza en las líneas de investigación abiertas que sobre el autor canario se desarrollan?

Hace cuatro años que se escogió el citado tema para orientar las propuestas y comunicaciones que ahora se presentan, con la intención de relacionar a Galdós con toda la novela de su tiempo, con su mundo europeo desde Dickens a Flaubert, pasando por Balzac o Zola, y su entorno español, en el que se sitúan autores como Clarín, Pardo Bazán, Valle o Baroja. Proponemos luego varias mesas de trabajo en este congreso, y una de ellas me parece interesante porque rescatará quién era Galdós y cómo se formó su personalidad en relación con su biografía. En definitiva, apostamos por redondear la perspectiva de Galdós

Galdós es posiblemente uno de los escritores españoles más estudiados. ¿Aún cree que existen lagunas y temas por descubrir del autor de los Episodios Nacionales?

Los investigadores galdosianos nos preguntamos lo mismo desde hace 50 años y siempre descubrimos aspectos nuevos sobre la obra de este canario universal. En este momento estamos viviendo el momento de la recuperación absoluta de Galdós. Es el autor que más se edita y se lee del XIX, y existe una curiosidad sobre su personalidad importante. Hay que trabajar por rescatar lo que defino como el Galdós invisible, que es el que ni la novela ni el teatro, ni lo cuentos ni la teoría literaria, nos muestran. Otro tema en el que debemos profundizar es en la presencia de Galdós en Hispanoamérica en su tiempo, en países como Argentina, Cuba, Venezuela o México.

¿Los aspectos de su vida íntima han sido también poco estudiados o en el peor de los casos se han abordado desde la frivolidad o la anécdota?
 
Galdós fue muy poco pródigo en hablar de su vida íntima. Fue una personalidad recatada y celosa con su mundo personal, y esta circunstancia es un escollo para los investigadores. Quizás haya que irlo descubriendo detrás de los textos y sus cartas. El estudio de su epistolario no es una tarea menor de investigación. En ellas están sus problemas económicos, las decepciones con sus amistades, sus amores… Todo ello hay que realizarlo con suma prudencia, porque las deducciones sin fundamento siempre son peligrosas. Lo saludable es que se documentara científicamente cualquier teoría sobre la vida íntima de Galdós. No podemos inventarle novias ni relaciones amorosas a Galdós.

¿Opina que en Gran Canaria hemos sabido vender poco y mal a Galdós como icono cultural?

Su Casa-Museo dependiente del Cabildo no. La Universidad y el Ayuntamiento lo han vendido muy mal. Cervantes estuvo en Alcalá de Henares unos meses y allí se vincula al célebre autor a esa localidad desde que entras en la ciudad o su universidad. No hemos sabido desde Gran Canaria articular un itinerario cultural vinculado a Galdós para difundirlo entre los visitantes, a pesar de que Galdós es una marca y nuestro producto más internacional conocido.

¿Históricamente también ha pesado mucho su imagen de autor repudiado por el poder conservador y la Iglesia en un país entumecido tantos años por la dictadura?

Indiscutiblemente que sí. Cuando su Casa-Museo se inauguró la Iglesia no estuvo muy conforme. Galdós fue perseguido por su anticlericalismo. Durante el franquismo se recordaba su condición de ateo y republicano para denostarlo. Cuando estaba en la escuela, recuerdo que Galdós figuraba como autor en el índice de libros prohibidos.

¿Se estudia a Galdós en la Universidad canaria y en los institutos?

En la Universidad de La Laguna prácticamente no lo estudia nadie. En la de Gran Canaria todavía se asombran de la importancia que le queremos imprimir a Galdós. En nuestro plan de Bachillerato no ha figurado nunca Galdós, mientras que Baroja y Unamuno sí. Me sorprende en cambio que figure en algunos planes de estudio de Bachillerato de otras comunidades autónomas y no en Canarias.  

 

“EL GALDOSISMO INTELECTUAL NACIÓ EN NORTEAMERICA”

Yolanda Arencibia ha estado siempre vinculada a la investigación galdosiana. Desde que en 1973 el Cabildo grancanario impulsara los congresos internacionales ha colaborado estrechamente en la organización de sus sucesivas ediciones. Sorprende que en esta edición sean 26 los investigadores procedentes de universidades norteamericanas que participen en la misma, lo que indica para la catedrática el grado de compromiso e interés que la obra de Galdós sigue despertando en el exterior. “El galdosismo intelectual nació en Norteamérica, al amparo de los investigadores emigrados como Ricardo Gullón, Casalduero o Montesinos, porque en España Galdós estaba lamentablemente prohibido. La investigación en nuestro país se inicia tarde, alrededor de la década de los setenta del siglo pasado”.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto