LA HISPANISTA DIANE F. UREY DESENTRAÑA EN UN ENSAYO LA IRONÍA DEL LENGUAJE DE GALDÓS

19 jun 2009

La reputada galdosista y profesora de la norteamericana Universidad de Illinois, Diane F. Urey,  ofrece el reto de una nueva lectura a los que leen y admiran a Galdós como maestro del realismo español, en su libro Galdós y la ironía del lenguaje, que presenta el lunes, día 22 de junio, a las 20.00 horas, en la Casa-Museo Pérez Galdós. El citado ensayo editado por el Cabildo grancanario dentro de su colección Biblioteca Galdosiana, analiza las diversas formas de la ironía en una docena de las Novelas españolas contemporáneas más conocidas de Pérez Galdós. Traducido por Ana Sofía Ramírez, Galdós y la ironía del lenguaje, fue publicado como primer libro de Urey por la Universidad de Cambridge en 1982, y reeditado por la misma universidad en 2005, lo que prueba su importancia como texto crítico de referencia de la obra galdosiana, con el que la profesora además ha incitado a toda una generación entera de lectores y críticos galdosianos ha replantearse desde otras perspectivas la creación del escritor canario.

Según señala Diane F. Urey, la utilización de la ironía como recurso en Galdós hay que buscarlo en su extenso conocimiento de la obra de Cervantes. “Las novelas de Benito Pérez Galdós reflejan la influencia de Cervantes, de los autores ingleses de los siglos XVIII y XIX, de los románticos franceses, de Balzac, Flaubert, Zola, Dostoievsky, Tolstoy y de otros muchos. Galdós refinó las técnicas narrativas que aprendió de sus novelas, y en algunos aspectos sus originales adaptaciones del género fueron más avanzadas que las de cualquier otro autor europeo contemporáneo. El conocimiento de Galdós sobre Cervantes promovía su propio uso agudo de la ironía, al que el modo de la narrativa llamado realista parece inclinarse por naturaleza”, señala la autora del libro Galdós y la ironía del lenguaje.

Para Urey, “además de la ironía implícita de la relación narrativa entre texto y lector, hay una ironía que se explicita constantemente en las novelas de Pérez Galdós. El lenguaje de las novelas de Galdós pone de manifiesto la ironía del lenguaje en sí. Sus modelos representativos son aplicables no sólo al mundo social, sino a todos los conceptos de representación, que se desarticulan constantemente. La ironía acrecienta el impulso constante del lector de “buscar la verdad”, de “resolver el enigma”. La ironía dramatiza la elección que el lector debe hacer entre
varias apariencias de “la verdad” en la novela, y de ese modo le hace participar más activamente en la producción de la significación del texto”, comenta.

Según explica la profesora “las novelas de la serie contemporánea demuestran cómo la ironía convierte en víctima al observador, o lector, igual que hace con lo observado, o la narración. No obstante, en las novelas de Galdós se nos da a entender continuamente la posibilidad de nuestra propia ironía mientras la observamos en los otros”.

Este estudio editado por el Cabildo grancanario examina los recursos narrativos que inducen al lector de Galdós a captar la ironía de la novela en un personaje, en una situación, o en la contradicción intrínseca a la presunción realista de representación objetiva. Sus 200 páginas están organizadas por Urey alrededor de un índice que aborda en cuatro capítulos los siguientes temas: La ironía del retrato, El escenario de la ironía, El narrador de la ironía y La textura de la ironía. Según la profesora, este análisis no pretende ser una lectura exhaustiva o cronológica de la obra de Galdós, ya que lo que Urey persigue es ofrecer una muestra del alcance de sofisticación y desarrollo en su creación literaria y, asimismo, preparar el camino para futuros estudios de este tipo.

Según Urey ha optado por estudiar algunas novelas seleccionadas de la serie contemporánea de Galdós, sus obras más aclamadas, “con la esperanza de que los pasajes elegidos resulten representativos, no sólo porque se extraen de esas novelas que son más obviamente irónicas, sino porque demostrarán la manera en qué la ironía está latente a través de toda la obra de Galdós, al igual que lo está en el lenguaje mismo”. Las novelas que se estudian son, entre otras,  La de Bringas, Torquemada y San Pedro, Nazarín, Misericordia, El amigo Manso, Lo prohibido y Realidad.

“Si contempláramos la obra de Galdós como la creación de una irónica visión global, se mitigaría gran parte de la irresoluble controversia levantada por aquéllos que tratan de identificar en la obra sus propias simpatías políticas. Las identificaciones de Galdós como un liberal, un conservador o un hipócrita político se han “demostrado” de modo igualmente acertado por los que proponen estas clasificaciones. Sin embargo, ni un solo grupo social, político o religioso escapó a su ironía, o a su simpatía”, avanza Urey.

Finalmente, la autora del libro advierte que “las novelas de Benito Pérez Galdós brindan incesantemente la ironía; comienzan y terminan en ella; en la ironía está el fundamento y el objeto de su obra, que se logra mediante la insistente yuxtaposición de elementos opuestos. La ironía más profunda reside, sin embargo, en el guiño convencional mediante el cual interpretamos como complementarias las esferas obstinadamente contrarias del lenguaje y la realidad”.

La colección Biblioteca Galdosiana constituye una iniciativa que dentro del plan editorial del Cabildo de Gran Canaria y de la gestión de la Casa-Museo Pérez Galdós, depositaria de gran parte del legado documental del escritor, se propone dar a conocer la riqueza de los estudios biográficos y literarios que sobre el autor grancanario se producen permanentemente.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto