El novelista Juan Bonilla inaugura un nuevo ciclo de encuentros literarios en la Casa Museo Pérez Galdós

21 oct 2014

Con la finalidad de acercar al público a la obra y a los intereses de escritores destacados del actual panorama literario español, la Casa Museo Pérez Galdós (C/ Cano, 6, Las Palmas de Gran Canaria) impulsa el nuevo ciclo ‘Escritores en la Casa Museo'. Lo inaugura este jueves, 23 de octubre, a las 20.00 horas, el novelista y periodista andaluz Juan Bonilla. La nueva iniciativa organizada por el centro dependiente del área de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria que coordina Larry Álvarez, contará también con la presencia de  Belén Gopegui, Federico Utrera y Daniel Montesdeoca (en el mes de noviembre), así como con la de Joaquín Álvarez Barrientos (diciembre).

Juan  Bonilla nació hace 46 años en Cádiz. Aunque la carrera profesional del escritor arranca en los medios de comunicación -dirigió los informativos de Radio América, fue redactor jefe de Ajoblanco y es director literario de Zut Ediciones, entre otros proyectos-, muy pronto su nombre destacó entre las propuestas más atractivas de la nueva narrativa española. Ha traducido a Housman y T. S. Eliot y su novela Nadie conoce a nadie fue llevada al cine por Mateo Gil.

El novelista ha confesado que sus autores de referencia son Nabokov, Scott Fitzgerald, John Cheever, Tobias Wolf, Raymond Carver, Borges, Cernuda, Pessoa, Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna y Alberto Hidalgo, entre otros.

Bonilla, que señala que un libro al que suele siempre regresar es Los aforismos de Karl Krauss, opina que "todo escritor es un cóctel de voces de otros escritores adaptado a sus circunstancias". En su caso, la adolescencia y juventud son esenciales: "mis principales influencias tienen que ver con mis lecturas de adolescencia y juventud, las lecturas que me llevaron, más que a querer ser escritor, a querer escribir". "Como todo el que ha tenido que escribir en redacciones", dice Bonilla, se amolda sin dificultad a las circunstancias. "No soy yo el que le impone una rutina al texto", afirma, "sino el texto el que me la impone a mí, es él el que me saca temprano de la cama o me exige que me acueste tarde".

Según advierte el novelista andaluz, "hay un tema fundamental en mis libros de poemas que es la pregunta sobre la identidad, o sea, quién soy yo. Me interesa mucho esa especie de guerra entre la identidad entendida como aquello que eres por obligación, definido por la propia realidad de lo que te hacen ser: en mi caso un tipo de 46 años que vive en Sevilla y se dedica a escribir en contraste con la intimidad, es decir, aquello que sólo tú sabes de ti y nadie más que tú sabe. Ese combate está mejor expresado en un espejo que en cualquier otro sitio. Ahí están los dos: el que eres por fuera y el que eres por dentro. Y como elemento poético me parece muy moderno; aunque tiene un prestigio evidente desde el Barroco me sigue pareciendo una fuente de alimentación con mucho potencial", explica el escritor.

Cuenta que cursaba el bachillerato cuando lo sedujeron las lecturas de Juan Ramón Jiménez, Luis Cernuda, César Vallejo, Luis Rosales, Fernando Pessoa… Y entre las novelas que lo sacaron de este mundo cita con emoción El árbol de la ciencia, de Pío Baroja, y Últimas tardes con Teresa, de Juan Marsé. Luego lo deslumbraron Cortázar y Borges y la visita que hizo a su colegio Agustín García Calvo. La ruta de Bonilla vino por el lado del periodismo. En la adolescencia "tenía esa visión o esperanza romántica en el oficio de rascar en la realidad para descubrir una historia", dice.

Sobre su obra poética Bonilla avanza que "sería bastante injusto si obviara elementos fundamentales que se dan en muchos de mis poemas: el humor y la ironía. Soy un nihilista, pero un nihilista con buen humor, no de los que te dicen "te vas a morir, nada merece la pena" sino justo lo contrario. Mi propuesta es decir "te vas a morir, nada tiene sentido, pásalo lo mejor que puedas". Si al hablar de lo que yo he escrito se pasa por alto la importancia del humor y de la ironía, del sarcasmo incluso, sería una injusticia. No me considero un autor lúgubre", aclara.

Su obra literaria y poética, traducida a diversos idiomas, es extensa. Es autor de los poemarios Partes de guerra (Pre-Textos, 1994), Multiplícate por cero (Hiperión, 1996), El Belvedere (Pre-Textos, 2002), Buzón vacío (Pre-Textos, 2006), Defensa personal. Antología poética 1992-2006 (Renacimiento, 2009) y Cháchara (Renacimiento, 2010); de las novelas Nadie conoce a nadie (Ediciones B, 1996), Cansados de estar muertos (Espasa, 1998), Yo soy, yo eres, yo es (Planeta, 1998), Los príncipes nubios (Seix Barral, 2003) y Prohibido entrar sin pantalones (Seix Barral, 2013); los libros de cuentos El que apaga la luz (Pre-Textos, 1994), La compañía de los solitarios (Pre-Textos, 1999), La noche del Skylab (Espasa, 2000), El Estadio de Mármol (Seix Barral, 2005), Je me souviens (Algaida, 2005), Basado en hechos reales (Berenice, 2006), Tanta gente sola (Seix Barral, 2009) y Una manada de ñus (Pre-Textos, 2013); y los ensayos El arte del yo-yo (Pre-Textos, 1991), La holandesa errante (Nobel, 1992), Academia Zaratustra (Plaza & Janés, 1993), Teatro de variedades (Renacimiento, 2002), La Costa del Sol en la era pop (Fundación José Manuel Lara, 2007), El tiempo es un sueño pop: vida y obra de Terenci Moix (RBA Libros, 2012) y Catálogo de libros excesivos, raros o peligrosos que ha dado a la imprenta Juan Bonilla (Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2012).

 

Próximas citas

6 de noviembre. 20.00 horas. Charla de la escritora Belén Gopegui.

11 de noviembre. 20.00 horas. Charla del escritor Federico Utrera

27 de noviembre. 20.00 horas. Charla de Daniel Montesdeoca, director del Museo Néstor.

18 de diciembre. 20.00 horas. Charla de Joaquín Álvarez Barrientos, investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
El escritor Juan Bonilla