Federico J. Silva: “La poesía tiene un público minoritario pero que exige respeto”

07 feb 2017

El poeta grancanario Federico J. Silva, Premio Hispanoamericano de Poesía Dulce María Loynaz, protagoniza este jueves, 9 de febrero, a las 19.00 horas, una charla y un encuentro con los lectores y lectoras en la Casa-Museo Pérez Galdós. El escritor se mostrará como un libro abierto y abordará aspectos de la creación literaria y de la poética en particular como “la lucha con las palabras y sus significados”.

La intervención de Federico J. Silva se enmarca dentro del ciclo ‘Escritores en la Casa-Museo’ del citado centro dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria. El autor parte de la premisa de que “la poesía es mucho más que sentimiento y al final es una cuestión de eficacia expresiva. Tú puedes estar muy emocionado cuando escribes un poema pero al final quien tiene que estarlo es el lector, y esta emoción sólo la puedes conseguir con la selección y la combinación del léxico”.

En su caso, su relación literaria con las palabras se ha manifestado fundamentalmente a través de la poesía, campo en el que ha alumbrado una docena de títulos desde ‘Sea de quien la mar no teme airada’ (1995) a ‘Una mujer en todo el cuerpo’ (2015) pasando por ‘Ultimar en tus brazas’ (1998) o ‘Palabrota poeta’ (2014).

“Por suerte o por desgracia”, reflexiona, “la poesía tiene un público muy minoritario pero que no quiere cualquier cosa y exige respeto. Y la única forma que tiene un escritor de respetar a un lector es hacer bien su trabajo, y esto significa cuidar la expresión y buscar su complicidad a través del estímulo del intelecto y no a través del recurso fácil”.

Silva también ha hecho una reciente incursión en la narrativa y concretamente en el mundo de la novela con la publicación de ‘Las calmas aparentes’ (Ediciones Baile del Sol, 2015), una historia ambientada en la redacción de un periódico que le permitió “tratar distintos aspectos de la realidad económica, social y política”. El escritor, de hecho, trabajó como periodista entre 2004 y 2006.

Precisamente, asegura que su primera incursión en la novela le ha servido para valorar todavía más la “enorme figura” de Pérez Galdós, cuya Casa-Museo acoge su intervención ante el público. “Estamos hablando de una figura fundamental. Hoy en día existen muchos prestigios efímeros que habrá que ver si soportan esa crítica feroz que es el paso del tiempo, mientras que don Benito es inmortal”.

Federico J. Silva (Las Palmas de Gran Canaria, 1963) es licenciado en Filología Hispánica y profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES Lila del Valle de Jinámar. Al margen del Premio Hispanoamericano de Poesía Dulce María Loynaz de 2004, concedido por la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias, obtuvo ese mismo año el Premio Literario de Poesía Tomás Morales, concedido por la Casa-Museo Tomás Morales de Moya, dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria.

El escritor Sabas Martín, buen conocedor de su trayectoria, ha asegurado que la obra de Silva se ha caracterizado por “concebir la poesía como un discurso subversivo, con una clara voluntad iconoclasta con procedimientos paródicos y violentaciones del lenguaje, con un humor que oscila de lo tierno a lo erótico y lo sarcástico, en continuo e irónico diálogo con la tradición lírica, sobre todo la latinoamericana”.

 

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
El poeta grancanario Federico J. Silva.