La Casa Natal

La casa natal del escritor es el núcleo central del museo. Galdós vivió hasta los 19 años en esta vivienda familiar ubicada en el barrio de Triana, centro comercial de la ciudad en aquel momento.

El inmueble es una muestra de la arquitectura doméstica canaria del siglo XIX, distribuida siguiendo el modelo tradicional en torno a dos patios centrales. Mantiene la estructura y materiales originales, con algunas modificaciones derivadas del uso museístico.

En cuanto al diseño museográfico de la exposición permanente, las salas están concebidas como una recreación documentada de los ambientes domésticos y familiares en los que transcurrió la vida del escritor en Las Palmas de Gran Canaria primero y, más tarde, en Madrid y Santander.

En sus Salas se muestran muebles, obras de arte, fotografías, objetos decorativos, instrumentos musicales…, de Pérez Galdós que nos dan testimonio de los espacios físicos del entorno cotidiano del novelista y nos sitúan en un ambiente del siglo XIX.

Sala Sorolla

Esta sala está presidida por el Retrato de Pérez Galdós que Joaquín Sorolla pintó en 1894.

De sus paredes cuelga también el cuadro Vista de Orbajosa, de Aureliano de Beruete con su visión particular del espacio imaginario en el que se desarrolla Doña Perfecta; y un retrato fotográfico dedicado a Galdós por la reina Isabel II con quien se entrevistó para obtener información para los Episodios Nacionales.

Al fondo su mesa de trabajo y junto a ella una colección de obras de Walter Scott en pequeño formato. En un rincón se expone el "sillón del abuelo" que la actriz María Guerrero regaló a Galdós después de finalizar las representaciones de la obra teatral El abuelo.

Cuenta también la sala con una vitrina que guarda los recuerdos personales de Galdós: gafas, medallas de homenajes, pluma, prismáticos, y un reloj de oro, regalo de los miembros de la Compañía del Teatro Español en su despedida después de dos años como director.

Dos muebles diseñados por el novelista completan el recorrido por esta sala. En uno se expone una muestra de traducciones de sus obras a otros idiomas. El otro es una librería con el lema Ars, Natura, Veritas que, acompañado de una esfinge, conforma el exlibris de Galdós tallado en madera y contiene diferentes ediciones de los Episodios Nacionales.

Aquí nació

En esta pequeña habitación, según testimonios familiares, es donde nació don Benito Pérez Galdós el 10 de mayo de 1843. Cobra protagonismo especialmente la cuna que preside la sala, donación de la familia Pérez-Galdós a la Casa-Museo. También encontramos el árbol genealógico de la familia.

En las paredes cuelgan testimonios de la constante relación del novelista con Canarias. A pesar de desarrollar toda su carrera literaria en Madrid, nunca olvidó su tierra natal, permanentemente presente en la intimidad del escritor. En múltiples ocasiones este afecto se llega a manifestar públicamente, como en 1914, cuando es elegido diputado por Las Palmas. Fue un afecto correspondido por sus paisanos en múltiples homenajes y reconocimientos, como dan fe los documentos expuestos en esta sala.

Como muestra de la temprana afición de Pérez Galdós por el dibujo y la pintura se exponen unas reproducciones del álbum Gran Teatro de la Pescadería, una serie de dibujos satíricos con los que el novelista criticaba la ubicación junto al mar del Teatro que hoy lleva su nombre; varias marinas y una acuarela con un paisaje del Valle de La Orotava y el Teide en Tenerife.

Dormitorio de Madrid

Sala que reproduce el mobiliario del austero dormitorio de la casa de Madrid, situada en la calle Hilarión Eslava, donde murió Galdós. Su distribución reproduce la disposición que tenía el dormitorio original. El mobiliario está compuesto por la cama, sobre cuya cabecera cuelga un crucifijo, un mueble para el aseo, una mecedora y un ropero.

En la pared se expone una de las últimas fotografías realizada a Pérez Galdós en 1919.

Dormitorio de Santander

Dormitorio de "San Quintín", residencia santanderina de Galdós. El mobiliario está compuesto por la cama y mesa de noche, un lavabo-palanganero, un mueble para libros, una mecedora y un ropero diseñado por el novelista que está adornado con textos religiosos. Sobre la cama encontramos un grabado con una reproducción del Cristo de Velázquez regalo de su autor Eugenio de Lemus en 1884.

En una vitrina se han reunido testimonios de la relación de Galdós con Santander: un pandero pintado por el escritor con una escena del puerto santanderino así como obras y fotografías dedicadas por los escritores cántabros Marcelino Menéndez Pelayo, José María Pereda y José Estrañi, a los que le unió un gran amistad.

Despacho de Santander

Reproducción del salón-despacho que Pérez Galdós tuvo en "San Quintín", su residencia veraniega en Santander. Especial mención merecen los muebles destinados a su biblioteca que fueron diseñados por el propio Galdós, dibujante y pintor vocacional, que sorprenden tanto por su originalidad como por su funcionalidad. En sus estanterías podemos encontrar una muestra de su biblioteca personal, con autores que van desde Shakesperare, Cervantes o Lope de Vega a coetáneos suyos como Balzac, Zola, Tolstoi, Pereda, Pardo Bazán, entre otros.

En las paredes pueden contemplarse cuadros del pintor canario Manuel González Méndez con dedicatoria a su paisano; del político Antonio Maura, aficionado como Galdós a la pintura, y una muestra de los dibujos encargados por el escritor para la edición ilustrada de los Episodios Nacionales a Gómez Soler, Enrique y Arturo Mélida, Aureliano de Beruete, Apeles Mestres y Ángel Lizcano, por citar sólo algunos de los artistas que participaron en ella. También aquí existen objetos que testimonian la relación del novelista con su tierra: un crucifijo, regalo de su primera maestra, Mª Luisa Bolt, de origen inglés; un galeón con el que le obsequió la Confraternidad de mareantes de la ermita de San Telmo en la última visita que realizó a su ciudad natal en 1894 y una placa del homenaje de la Colonia canaria en Madrid en 1883.

Finalmente, se conservan el piano y el armonium, instrumentos que el escritor, gran aficionado a la música, tocaba con asiduidad en su casa de Santander.

Enlaces relacionados